martes, 5 de agosto de 2014

158. Un cuento de fantasmas


“¡Demonios, esta casa está llena de fantasmas!” grité en una mezcla de desconcierto y miedo. Apresurado salí de casa, cerré la puerta de un solo golpe y corrí a refugiarme al interior de mi pequeño automóvil. Aquí he permanecido durante las últimas horas tratando de recuperar la serenidad e intentando entender todo lo que está ocurriendo.

Los problemas parecen estar muy claros, el primero de ellos es que decenas de fantasmas, por alguna desconocida e inexplicable razón, han decidido manifestarse y ocupar una casa que por extraña coincidencia es la misma que yo habito. El segundo es que yo no tengo ningún ánimo de vivir y coexistir con entes venidos del más allá o de no sé cual escondida, alejada y oscura comarca del inframundo.

El tercer problema y tal vez el principal, es que esta embrujada e invadida casa es el único lugar donde puedo vivir, en la bolsa solo tengo mis últimos 145 pesos y no tendré más dinero hasta la próxima semana. Mientras tanto no sé qué podré hacer o dónde ir o cómo resolver esta inaudita situación. 

¿Y si todo fuera producto de mi atolondrada mente, o de los néctares aguardentosos que sin medida me bebí? O tal vez solo irrumpieron en la casa por algunos minutos y ya han decidido marcharse. Sí, eso puede ser, pero comprobarlo implica volver a la casa y tal vez encontrarme de nuevo con esos desagradables y usurpadores espíritus.

Pero, también es cierto que no podré permanecer más tiempo en el interior de este auto, es muy pequeño para dormir y aún más pequeño para convertirlo en lugar de residencia. Me tendré que armar de valor para volver a asomarme a la casa. Eso haré, acecharé por la ventana del traspatio, esa me permite una mirada general de la planta baja, desde ahí verificaré qué diantres está pasando dentro.

… Si, ahí siguen los fantasmas. No se han ido y al parecer, no muestran ninguna señal de querer desalojar mi domicilio. Ahí siguen, concentrados en sus cosas, algunos caminando de aquí para allá, otros permanecen sentados sumidos en sus pensamientos, uno más parece querer componer las bombillas de la cocina, otra se dedica a tejer y uno más está comiendo un sándwich de atún. ¡No sabía que los fantasmas fueran tan dedicados y afanosos y mucho menos que les gustara comer pescado enlatado!

En realidad son unos espectros muy raros, no se parecen en nada a aquellos clásicos seres que se trasladan bajo una sábana blanca con dos agujeros a manera de ojos. Muchos menos a aquellos personajes espantosos que aparecen en las películas intentando matar a media humanidad y horrorizando a la otra mitad.

Estos fantasmas son grises, su tonalidad me recuerda al color de los plomos que usamos para agregarle peso a los anzuelos de pesca. Su cara, su piel y su pelo, sus ropas, sombreros, bastones, bolsas y demás utensilios también son grises, todo es gris. En realidad, se parecen a los soldaditos de plástico que se venden para día de reyes, pero estos no tienen uniforme militar ni son verdes. Son grises, bastante grises.

Tampoco son trasparentes, son opacos. Si, bastante opacos, sin embargo los veo claramente a pesar de la obscuridad de la casa. Y no flotan en el aire, caminan como cualquier persona viva. Y al parecer, tampoco pueden atravesar las paredes, veo a algunos teniendo que rodear el pequeño muro que divide la sala del comedor.

¿Qué caso tiene ser un fantasma si no puedo hacer las cosas que se supone haga un fantasma? Estos a lo mejor no pueden ni asustar a nadie, aunque a decir verdad, yo si me siento un poco espantado. Y los veo tan absortos en sus cosas que… quizás pueda colarme hasta mi dormitorio sin que se den cuenta. Lo voy a intentar.

… Es cosa de abrir suavemente la puerta, pegarme a la pared y caminar despacio, tal vez esos ojos grises no les sirvan para ver en la oscuridad… Bien, ya estoy dentro de la casa. Un fantasma vestido de boxeador pasó cerca de mí y no se percató de mi presencia. ¿Y ese olor? Nunca me imaginé que los fantasmas tuvieran olor. Y a decir verdad, no huelen en forma desagradable, todo lo contrario, el aroma me recordó al agua de colonia de Sanborns que usaba mi abuela. Toda la casa está llena de ese perfume de naranja. Eso me gusta, o al menos no me molesta ni me atemoriza.

Ya estoy en la escalera, es cosa de esperar a que baje el fantasma vendedor de dulces, para intentar subir. Este vendedor al parecer pregona sus dulces a todo pulmón pero no escucho su voz, nadie parece escucharlo. ¿Qué pasa con estos fantasmas? ¡No hablan, ni oyen ni ven! Tampoco mueven objetos de un lado para el otro. De plano que si de esto se trata ser un espectro de ultratumba no quiero serlo, se ve bastante fastidioso.

…Bien, ya estoy en la planta alta… es cosa de rodear a estos fantasmitas que juegan con canicas y cochecitos y listo. Espero que en mi recámara no haya ningún aparecido...

¡Dios mío, esto es más de lo que pude imaginarme, mi cama está ocupada por una joven, espectral y bastante ardiente pareja de fantasmagóricos amantes! ¡Y en mi escritorio hay un joven fantasma escribiendo cartas a puño y letra!

Cada vez entiendo menos lo que pasa, pero a decir verdad, ya no siento tanto miedo. Estoy sorprendido y asombrado eso si, pero espantado ya no, bueno, no tanto. A decir verdad, estos singulares seres no me incomodan, no se meten conmigo ni han intentado asustarme y menos sacarme los ojos o robarme el cerebro.

…No creo poder ocupar mi cama, los fogosos y apasionados fantasmas la ocupan toda, tendré que dormirme en el sofá; tal vez al amanecer hayan desaparecido todos los aparecidos, al menos eso dicen, aunque estos fantasmas por lo visto no siguen las reglas y cánones establecidos para las entidades de su calaña.

…Dicho y hecho, ya amaneció y siguen aquí. El joven con sus cartas… y, esta ardiente pareja que no deja de prodigarse uno a la otra y viceversa; no entiendo cómo es que no se le ha roto la espalda a la chica con esas posiciones tan extrañas que adopta. ¡Y este tipo rápidamente se está convirtiendo en mi máximo ídolo! De verdad que si. Debo reconocer que al verlos si me dan ganas de ser un fantasma, pero de esta clase de espíritus pornográficos, aunque con mi suerte de seguro me toca ser el fantasma vendedor de dulces.

No creo poder vivir mucho tiempo presenciando estas perturbadoras e inauditas escenas… creo que contrataré a uno de esos profesionales que se dedican a expulsar espíritus despistados y chocarreros de las casas. Si, creo que oí de algunos que tienen su santuario detrás del cementerio de San Joaquín.

… Después de muchos intentos, todo ha sido un fracaso total. Don Pascualito, reconocido por su poder para desalojar fantasmas, ánimas, apariciones y demás existencias allegadas desde el más allá, fracasó de manera estrepitosa; su ritual a base de agua y vinagre, sal, espejos y veladoras no funcionó.

Doña Facundita, famosísima espiritista y visionaria, lo intentó con una fermentación preparada con savia roja de acacia, ajo en polvo, almizcle, alcanfor e incienso y nada, al amanecer los fantasmas deambulaban como si nada ocurriera. Julianita, la pequeña y milagrosa yerbatera, roció toda la casa con un brebaje de ruda, albahaca, laurel, canela, sándalo y cáscaras de cebollas, además de que me hizo bañarme durante 7 días con esa mezcla y con un jabón sanador que ella misma elaboró y nada.

Don Chamo Abuxaqui, gurú de origen libanés, hizo grabar en el sala de mi casa un pentagrama el cual, a su decir, fue usado en la antigua Sumeria por sus enormes poderes sobrenaturales, a su alrededor encendió velas de colores, roció agua bendita, escribió símbolos enigmáticos y recitó extraños conjuros. Nada.   

Después de él pasaron por mi domicilio un chamán veracruzano, un anciano brujo de origen maya, un experto en fenómenos síquicos y paranormales y finalmente un cura que aseguraba haber participado en la expulsión de infinidad de entes maléficos; sin embargo, mas tardó el desventurado clérigo en asomarse a la casa que en huir despavoridamente hasta refugiarse en el sagrario de su ermita, de la cual no volvió a salir hasta el viernes de la semana santa.

Y después de tantos conjuros y ritos enigmáticos, ceremonias celtas, caribeñas y prehispánicas, así como fórmulas mágicas y misteriosas evocaciones, mis domesticados fantasmas aquí siguen, imperturbables, serenos, ajenos a tribulaciones y conflictos terrenales y celestiales, en el contemplativo limbo de las ánimas.

…Después de varios meses de compartir su presencia, ya hasta me estoy familiarizando con ellos, y ya casi no me molesta su estancia, ya hasta los reconozco y a muchos de ellos los llamo por su correspondiente apelativo. El Pugilista continua con su dedicada preparación para un combate que nunca llegará, pero se mantiene en forma y diariamente practica sus mejores golpes. La concentrada Tejedora aún no termina sus flores de punto de cruz y sus puntadas de costilla de ratón.

El Obrero sigue con sus interminables reparaciones, en realidad nada compone, pero por lo menos me da una idea de cómo arreglar las cosas. Los Trovadores son un guitarrista que sentado en el suelo toca y canta con gran sentimiento, aunque no escucho nada, a él se unió un saxofonista, se ve que disfrutan sus espectrales melodías, las cuales desafortunadamente tampoco puedo oír.

Debajo de las escaleras es el territorio del Tímido, se me hace muy incómoda su presencia, pero al parecer, él es el más asustado e introvertido de todos. También he identificado al Boy Scout y al Fiestero, al Glotón y el Guisandero, estos obviamente no salen de la cocina.

El Melancólico tiene una permanente expresión de desosiego y se la pasa todo el día cabizbajo y apesadumbrado, su actitud me entristece. Al Clásico lo he bautizado de esa manera porque es el tradicional espectro que camina arrastrado cadenas, aunque lejos de atemorizar, causa cierta compasión.

Hay uno que se la pasa todo el día rezando pero de espaldas a la imagen religiosa que adorna el pasillo de la casa, lo he llamado el Antimístico; También tengo un Pensador y un Vanidoso, cuya imagen sí se refleja en el espejo; a uno lo he nombrado como el Perezoso, observarlo me relaja mucho, ya que es muy notorio que disfruta el sagrado arte de no hacer nada, en eso me identifico con él.

Hay uno muy extraño que viste de traje y corbata de moño, lo he llamado el Toc Toc, este espíritu no descansa, se la pasa reacomodando todo: muebles, platos, adornos, ropa, libros, revistas y discos; los acomoda, los mira y los vuelve a acomodar, pero no queda conforme y de nuevo reacomoda todo una y otra vez. Me cansa verlo.

Menos mal acomodara todo de verdad, pero no, solo reacomoda la esencia de los objetos, una especie de aura que se desprende del interior de las cosas, es como si los muebles y todos los objetos tuvieran también un alma. Esa especie de alma permanece en los lugares aún cuando las cosas han sido cambiadas de lugar, aunque después de un tiempo se desvanece y se reintegra al objeto. Es esa esencia la que acomoda el Toc Toc, lo que cocina el Guisandero y lo que se come el Glotón.

Pero mi favorito, aunque pudiera pensarse que son los Lujuriosos, es el Joven Escribano, quizás porque me recuerda mucho a Alan, un amigo y ex compañero que falleció cuando estábamos en la preparatoria. El Joven Escribano debe andar más o menos por la misma edad que tenía mi amigo cuando murió, y su cara tiene un cierto parecido; sin embargo, yo nunca supe que Alan escribiera cartas, solo recuerdo una que me envió durante su primer viaje a los Estados Unidos, no tuve conocimiento de ninguna otra.

Con el Joven Escribano es con el único que he intentado hacer contacto. La primera ocasión fue una tarde de octubre en que me sentía con el ánimo oprimido, me senté junto a él y lo llamé, por un momento pensé que me había escuchado porque dejó su escritura y me miró con sus eternos y entristecidos ojos grises. Se acomodó el pelo, hizo un gesto como de querer decir algo, pero se arrepintió en el último momento y, sin más ni más, continuó su interminable y dedicada carta.

A partir de esa tarde, han sido muchas las ocasiones en que me he sentado al lado del Joven Escribano para platicarle mis temores y angustias, mis dudas y preocupaciones, mis recuerdos, fracasos y conquistas. No me escucha, pero por alguna razón, me siento escuchado y comprendido, me siento reconfortado en su silencio y en su lejana indiferencia.
Creo que el Escritor es un buen amigo, me hubiera gustado conocerlo mientras estuvo vivo. En cuanto a lo que escribe, no puedo leerlo, escribe en color gris sobre un papel gris.

Salvo por los hechiceros, brujos y cura que vinieron a casa, nadie sabe de mis fantasmas y creo que no se lo diré a nadie. Seguramente todos pensarían que la soledad y el tedio de mi vida han terminado por ahondar mis ya de por sí escasas, facultades mentales. Además de que no me creerían y se reirían de mí, aunque esto último no me importa mucho.

Pero, pensándolo bien, no quiero que me crean ni quiero que sepan de mis inusuales fantasmas. Ellos son mis personales, domésticos y ahora queridos fantasmas, viven conmigo, me acompañan, no me asustan ni me inquietan. Tal vez algún día decidan irse, tal vez algún día logren terminar sus cartas, combates, reparaciones y costuras; tal vez me acompañen hasta que yo mismo sea un fantasma. Mientras eso sucede, yo continuaré viviendo con mis extraños y amados fantasmas personales.


157. La oculta y espantosa leyenda de la Ahorcadora



“…Dicen que es una historia horrible, tanto que nadie en el pueblo de Vidaquieta se atreve a relatarla”. Esas palabras, escuchadas en días pasados en una desvencijada cantina, despertaron la curiosidad de Joaquín Cabrales a tal medida que, desde ese momento, no podía pensar en otra cosa más que en develar la oculta y espantosa leyenda de la Ahorcadora. 

Averiguar la ubicación de Vidaquieta no le invirtió mucho tiempo, conseguir la autorización para realizar el viaje, en el importante periódico para el que trabajaba le requirió un poco más; respecto al plan de investigación, era simple: no tenía ninguno, se dedicaría a preguntar a cuanta persona se encontrara hasta encontrar una hebra del relato que le llevara a la madeja de aquella que sospechaba, sería una gran historia de misterio y terror.

Antes de emprender su viaje, intentó indagar antecedentes relacionados con aquella leyenda, algo que le arrojará un poco de luz a la hora de hacer las entrevistas; para ello navegó en la internet y visitó algunas bibliotecas y librerías, de aquellas que exhiben libros de ediciones descatalogadas, de títulos extraños y temas enigmáticos y clandestinos.

En todas partes el resultado fue igual: ningún informe, ni una sola referencia a la Ahorcadora, ni una sola letra dedicada a la que se suponía era la más aterradora leyenda jamás contada. Eso intrigó e interesó aún más a Joaquín Cabrales, al grado que decidió precipitar su partida a Vidaquieta.

Y así, sin más ni más, se lanzó al camino, equipado solamente por una computadora portátil, una videocámara, su instinto periodístico y una motoneta.

Vidaquieta resultó ser un pueblillo pintoresco de no más de dos mil habitantes, fundado en la primera mitad del siglo pasado por los trabajadores de una floreciente planta productora de textiles. Con el paso del tiempo la fábrica quebró, la mayoría de los empleados y pobladores decidieron emigrar a otras tierras, los menos permanecieron en el lugar. Hasta ahí, nada que hiciera referencia a la Ahorcadora.

Sin mayor pérdida de tiempo, Joaquín Cabrales ubicó a la gente que consideró podía tener información y sin más ni más, se lanzó a la investigación:

-“¿Podría relatarme la leyenda de la Ahorcadora? ¿Cuál es el origen de la leyenda? ¿Porqué nadie habla de ella? ¿Existe alguna extraña maldición? ¿Díganme qué pasa por favor?”

Esas mismas preguntas repitió al sacerdote, al cantinero, a la autoridad municipal, al maestro, a las señoras con las que se encontró en el mercado, a los niños que jugaban en las calles. En todos los casos la respuesta siempre fue la misma: silencios, miradas recelosas y esquivas, murmullos incomprensibles y en el mejor de los casos, respuestas evasivas.

Nadie dijo una sola palabra que esclareciera el secreto de la misteriosa leyenda de la Ahorcadora. Finalmente, cansado, se sentó decepcionado en una pequeña banca del cuidadosamente enrejado y muy limpio parquecillo. De pronto, a sus espaldas, la voz de un anciano le susurró con rapidez “Si tanto quieres encontrarla, el pueblo te guiará hasta ella, pero cuando la encuentres, no la mires, solo corre lo más rápido que puedas”.

Joaquín Cabrales se volvió tan rápido como pudo, pero solo alcanzó a ver la figura encorvada de un hombre que se alejaba al tiempo que con ademanes le indicaba que no lo siguiera.

El hecho abonó un párrafo más a la intriga de aquella inquietante e inexplicable leyenda, miles de ideas giraban y chocaban en la mente del periodista quien, sin darse cuenta, comenzó a caminar en las tranquilas calles de Vidaquieta y a poner atención a los posibles indicios que lo conduzcan a la verdad de esa historia. 

La primera característica que llamó su atención, fue el hecho de que todas las casas tuvieran fachadas idénticas y austeras, todas tenían techos de tejas francesas, una pequeña puerta y una ventana con barrotes de madera; solo se distinguían una de otra por el color, en todos los casos, variantes de tonos verdes y amarillos.

Posteriormente caminó hacia el extremo norte del poblado, por sus dimensiones y lo alto de sus hornos, le fue fácil distinguir el antiguo edificio que albergó durante 57 años a la Textilera San Crispín de los Dulces Nombres; Le llamó la atención la cuidadosamente conservada parte externa del edificio en contraste con sus arruinados y desordenados interiores.

No le costó trabajo ingresar a la fábrica, por un rato caminó por pasillos y recorrió enormes galerías que algunas vez, pensó, albergaron enormes telares de los que hoy solo quedaban algunas piezas esparcidas por todos lados. De la producción de tela solo halló girones ennegrecidos en los rincones.

En las paredes grises, sucias y manchadas de guano de murciélago se alcanzaban a leer algunas palabras garrapateadas con prisa y sin coherencia. Hasta ese momento, nada fuera de lo común, nada de importancia.

La situación cambió cuando entró a lo que en su tiempo fuera la cocina y el comedor de la fábrica; el área estaba igual de mugrosa y desarreglada, pero una de sus paredes estaba, por decirlo de alguna manera, “adornada” por una pintura que reproducía un lúgubre paisaje, en él, se alcanzaba a ver la figura de una mujer parada sobre lo que parecía ser una sepultura y, a su espalda, un retorcido árbol desprovisto de hojas. Por alguna causa, la tenebrosa imagen se grabó en su mente.

¿Qué podía significar aquello? ¿Sería una alusión a la Ahorcadora? ¿Tal vez una pista? ¿Pero si lo fuera, qué podría significar? Probablemente indicaba un camino. Fue entonces que Joaquín Cabrales recordó el cementerio, ubicado en la parte opuesta del pueblo y el cual pudo observar ligeramente a su llegada a Vidaquieta.

El cementerio se situaba unas cuantas docenas de metros fuera del pueblo, se llegaba a él a través de una pulcra calzada bordeada de florecillas blancas y amarillas; esa mañana, cuando lo miró de reojo por primera vez no le pareció distinto a otros, pero ahora que lo veía con calma, le pareció inusualmente grande.

El  enorme camposanto está rodeado por un muro de ladrillos que culminaba al frente en una imponente entrada de piedra labrada en forman un arco, el cual remata con dos grabados: por una parte el año de fundación del pueblo, y por la otra, una inusual sentencia que rezaba:

“Aquí se traza tu suerte,
si vas al Este es porque mi devoción consentiste,
pero si vas al Oeste, es porque en odio la convertiste”

La lapidaria frase sorprendió a Joaquín Cabrales quien, sin embargo, se atrevió a entrar al cementerio; lo primero que observó fue una amplísima avenida central pavimentada con adoquines que partía de la entrada y recorría todo el terreno hasta encontrarse, unos centenares de metros más allá, con el muro posterior.

La distribución de los sepulcros en el cementerio lo dejó perplejo, hacia la zona Este, las tumbas se alineaban de manera escrupulosa y se mantenían limpias, todas lucían flores, cruces y otros ornamentos religiosos; pero había en ellas algo aún más sorprendente: todas eran iguales, solo se distinguían por el nombre de su ocupante y por sus colores, en todos los casos, variaciones de verde y amarillo.

El área Oeste del panteón era otra cosa, en primera instancia, estaba saturado de desordenadas tumbas; mas que sepulcros, Joaquín Cabrales pensó que parecían simples planchas de cemento dispuestas sin dirección ni sentido; ninguna hacia mención al nombre de su ocupante, sobre su superficie solo se distinguía un número romano, y algo más, todas estaban pintadas en color negro.

Ese extraño cementerio era en sí mismo, un enigma, una incógnita  más de las muchas con que Joaquín Cabrales se había encontrado desde su llegada al pueblo, cualquiera de ellas podría haber desanimado al más valiente y osado de los hombres. Pero Joaquín Cabrales era distinto, era obstinado, era incansable y  decidió no salir de Vidaquieta hasta descubrir la verdad que se ocultaba detrás de tantas cosas extrañas y revelarle al mundo  el misterio de la Ahorcadora.

Mientras trataba de encontrar relaciones y rumbos en medio de tantas situaciones extrañas, Joaquín Cabrales caminaba y se internaba aún más en aquel cementerio, pero solo cayó en la cuenta de ello cuando se encontraba muy cerca del muro posterior.

Entonces se encontró con él, primero fue sorpresa y después un extraño aturdimiento de los sentidos, fijó bien la vista, no podía ser otro, ahí estaba el retorcido árbol que había visto en la pintura de la cocina de la fábrica, pero había algo más, un cartel en el que se leía el siguiente mensaje:

“Ya no busques más, quisiste destruirla, ahora ella te ha encontrado”.

Aún no alcanzaba a comprender el significado de aquella frase cuando el árbol pareció adquirir una aterradora figura femenina, sus ramas parecían brazos que lo alcanzaron rápidamente y lo apretaron cada vez mayor fuerza.

Era la Ahorcadora, Joaquín Cabrales la reconoció al tiempo que sentía como si innumerables aguijones atravesaran su piel; intentó correr, pero sus piernas ya no le respondieron, solo alcanzó a dar unos vacilantes pasos para finalmente caer en el hueco de una sepultura.

Hasta ahí lo siguió la Ahorcadora, apretando con fuerza y odio sobrehumano, sin importar los quejidos lastimeros y los estertores postreros de Joaquín Cabrales; no se detuvo, no dejo de exprimirlo hasta que sintió que la muerte invadía cada uno de los espacios del cuerpo inflamado e inmóvil de Joaquín Cabrales.

Durante los días siguientes, en el cementerio, el sepulturero se encontraría con un cuerpo semidescompuesto e irreconocible, y sin más ni más, lo cubriría con una losa de color negro y sobre su superficie escribiría una cifra con números romanos.

Por su parte, la gente de Vidaquieta comentaría tranquila acerca de un visitante que llegó al pueblo y se fue sin avisar. Hablarían sobre la cercanía de las lluvias, las cosechas y las tardes soleadas de primavera. Sonreirían apacibles y continuarían sus vidas serenas.


En tanto que, sobre la oculta y espantosa leyenda de la Ahorcadora, nadie jamás se atrevería a hablar.